Canillas del Aceituno-La Maroma

Sábado, 15 de Febrero de 2020
Promotor: Rafa y Migue

Comentado por Ana Ariza

La Maroma(Reyes, Nacho, Susana, Tomas, Mati, Mayte, Inma, Rafa, David, Migue, Jose Luís, Jose Mateo, Joaquín, Antonio, Rafi, Jose Antonio,Carmen)

Descripción

Hoy, sábado 15 febrero de 2020, es la fecha marcada en el calendario de ANDARINA, para acometer la ascensión a la cumbre de La Maroma, Techo de la Provincia de Málaga.

Es esta una cumbre que se encuentra en el Parque Natural de Tejeda, Almijara y Alhama, siendo el punto más alto de la Sierra de Tejeda y compartiendo situación geográfica con las provincias de Granada y Málaga, aunque según el  IGN,  la ubicación del punto geodésico de la cumbre se ubica en el término municipal de Canillas de Aceituno, con lo que a partir de este punto, la cara norte pertenece a Granada y la sur a Málaga. Su nombre oficial realmente es  La Tejeda,  arrancando el popular equivoco,  de  una confusión de los lugareños con el nombre de Maroma que los neveros daban a la sima donde se acumulaba la nieve que ellos extraían , que con el seseo del habla de la zona, pues sima y cima, era un poco complicado de diferenciar.

 Y ya tras esta información y sin extenderme más,  pasamos a la descripción de la ruta que nos ocupa.

A sabiendas de que es esta una ruta que entraña una dificultad alta y queriendo facilitar la posibilidad de salir  a la mayor cantidad de socios que así lo  deseara, se ofrece otra ruta alternativa de menor dificultad, pero igualmente atractiva y con el punto de inicio coincidente con el de la Maroma.  Esta ruta es la del Saltillo.

Con tal motivo, se convoca a los socios a estar puntuales a las 8 de la mañana en el habitual punto de encuentro, esto es,  El Cubo,  para coger el autobús que nos llevará a recorrer los 136 km.  Que separan Granada del punto de inicio de la ruta, que en este caso y teniendo en cuenta  el estado de las diferentes rutas que te llevan a la cumbre,  se ha optado porque sea desde Canillas de Aceituno, ya que el ascenso por el Robledal podía entrañar algún tipo de dificultad, debido a las nieves caídas  los días previos a la salida.

Tras un tranquilo recorrido por carretera, llegamos al punto  de inicio de las rutas, en el casco urbano del pueblo de Canillas de Aceituno  y donde el grupo queda dividido en dos, optando por  la subida a La Maroma:   Miguel, Antonio, Silvia, Mati,  Maite, Carmen, Joaquín, David,  José Luis, Inma,  Susana, Antonio,  Inma R., Nacho, José Antonio y Ana.  El resto de Andarines tomó el  camino hacia el Saltillo, aunque al parecer se encontraron con el cartel de “Cortado por obras” y hubo que cambiar los planes, pero de esto  y  de sus peripecias  por aquellos parajes, ya dará cuenta algún otro cronista entusiasmado de contar  sus vivencias.

Empezamos  el ascenso desde el mismo Pueblo salvando las empinadas calles, de marcado carácter morisco, que nos conducen al inicio de la ruta señalado con su correspondiente cartel informativo, donde nos indicaba que cogíamos el Sendero Casa de las Nieves.

 Ya desde el principio, apuntaba que iba a ser una ruta con unas vistas de ensueño y según nos adentrábamos en la senda,  esto quedaba confirmado.

Para llegar a la cumbre nos espera una subida de ascenso continuado de 10 km. Y con un desnivel a superar de 1490 metros, quizá por eso y conociendo nuestro distinto nivel de preparación, los promotores de esta ruta, Miguel y Antonio, imprimieron desde el principio un ritmo de marcha que, personalmente, creo que ayudó a que prácticamente todos acabásemos el ascenso con éxito.

Tras aproximadamente 1 hora de camino, llegamos a la Fuente de la Rábita, donde alguno probó su agua y contemplamos las vistas sobre la Axarquía.  A esta altura, nuestra compañera Inma, da muestras de un cansancio inusual en ella, ya que es una resistente andarina que se crece en las subidas, pero todos tenemos días en que no estamos al 100 por 100, pero aun así, y demostrando su carácter luchador, decidió seguir ruta y darse la oportunidad de superarlo.

Continuando a nuestro asumible ritmo,  seguimos incansables nuestro ascenso por un sendero  que a cada momento,  te regala unas fantásticas vistas sobre la Axarquía, más maravillosas cuanto mayor es el ascenso y a lo largo del cual, se puede disfrutar de una vegetación condicionada por su exposición a los agresivos rayos solares, dada su orientación sur y que va,  desde pinares y algunos bosques de encinas, hasta ejemplares de cambrón, bayón, cenizo, y mostajo, diferenciada de la que se da en la vertiente granadina, de orientación norte.

Llegado el momento en que el cuerpo nos pide aportarle algo de combustible, hacemos una parada en la fuente de La Gitana y aprovechamos para reposar unos minutos y recuperar fuerzas.  Continuando  nuestro camino tras el breve descanso, pasamos por el punto que Antonio nos comunicó que era el Barranco de las Tejas Lisas, por donde realizaríamos la vuelta.

Un poco más delante de este punto, nuestra compañera  Inma, decide abandonar, ya que no recupera fuerzas y el ascenso se le iba haciendo muy penoso, por lo que en este momento, se vuelven ella y su marido, Antonio, que decide acompañarla, prosiguiendo los demás con la ruta.

Tras otro largo tramo de camino, ya se dejan ver las inmediaciones de la cumbre y la geografía, cambia siendo más árida y compuesta de rocas y piedras, paisaje que a nuestra compañera Mati no le parece muy motivador y decide volverse. Así que el resto seguimos en el empeño y continuamos camino hasta conquistar la cumbre que era nuestro objetivo.

Y Verdaderamente, el esfuerzo realizado en nuestro empeño,  queda recompensado con la sensación de inmensidad y libertad que percibes cuando conquistas  la cima de esta mole. Aunque el día estaba sembrado de nubes que se extendían  bajo nuestros pies, lo que nos impidió contemplar las vistas en toda su inmensidad, y que en un día claro se puede abarcar la  visión de la Costa de Málaga, Mar de Alborán y a veces incluso la costa africana, Sierra de Los Filabres, etc ;  aun así eran unas vistas excepcionales las que alcanzábamos a divisar,  destacando las nevadas cumbres de Sierra Nevada,  además de la grata y alegre sensación de conquista de objetivos , a lo que hay que sumar el abrazo de felicitación con que te recibía  El Cordi, que también sumó puntos.

Una de las agradables sorpresas al llegar a la cumbre, fue una pequeña familia de cabras montesas que nos deleitaron con su presencia y con la oportunidad de poderlas fotografiar a placer, pertenecientes a la extensa  cabaña de estos animales en la zona, que se han recuperado espectacularmente en los últimos tiempos y que según se estima, puede haber en torno a unos 2000 ejemplares, solo en la vertiente malagueña.

Y llegados a este punto, bien nos merecíamos una recompensa, que nos dimos disfrutando de las vistas  excepcionales y de diferentes viandas durante un  buen rato.

 Toca volver. Por delante, otros 10 km. con sus  1490m de desnivel  y  de bajada continuada. Iniciamos el descenso, siendo el primer tramo algo complicadillo debido a las características de mucha piedra suelta que conforma el entorno de la cumbre,  lo que hacía esta parte de la bajada algo más lenta por la precaución debida para evitar accidentes.  Alcanzamos pronto la senda bien marcada que nos llevó por el camino coincidente con el de la ida, hasta llegar al punto donde arrancaba el Barranco de las Tejas Lisas, el cual tomamos.  Comenzaba con una fuerte, pero corta pendiente , hasta irse adentrando en un frondoso y extenso pinar, en una agradable y sombreada senda que nos llevó de vuelta hasta las cercanías de Canillas de Aceituno, en torno a las 6.15 de la tarde, donde ya nos esperaban nuestros compañeros de la ruta alternativa, dando cuenta de las correspondientes cañas y tapas,  tras haber realizado por el pueblo compras tan apetecibles como vino dulce o huevos de corral, cosa que nosotros no pudimos hacer por falta  tiempo, y  que yo, personalmente, lamenté mucho no poder adquirir.

 A estos compañeros se habían unido, Mati, Antonio e Inma. Esta última, tras las tapitas y las cañas, se encontraba como una  rosa y con su habitual y contagiosa alegría, cosa de la que todos nos alegramos.

Así que, nos unimos a ellos y durante  un rato compartimos las experiencias vividas a lo largo de la jornada mientras refrescábamos nuestras gargantas,  hasta el momento de coger  el autobús que nos traería de vuelta a Granada y que habíamos acordado a las 7 de la tarde.

Solo falta ya decir que la vuelta por carretera fue tan tranquila como la ida (un ¡hurra! por el conductor),  llegando a granada sobre las 8.30 y sobre todo, dar las gracias a los dos promotores, Antonio y Miguel, pues aunque lo que organizamos  son salidas de amigos, donde cada uno es responsable de su persona, se agradecen las sugerencias de rutas tan espectaculares como esta, así como su apoyo.  A Antonio  agradecerle su dedicación al track, para beneficio de todos.

 Un placer acompañaros en las salidas.

Nos vemos en la Próxima, andarines.

Pulse en una foto para ver la galería completa

« 1 de 4 »

Video Realizado por Naxo

Marcar el enlace permanente.

Un comentario

  1. Muy buen relato Ana. Mis felicitaciones. Has sido capaz de trasmitir la ruta y me parece que os he podido seguir con la mente y vivirla en la distancia y a posteriori. Gracias.

Deja un comentario