Circular por Cañar

Sábado, 24 de Noviembre de 2018
Promotor: Antono Escobedo
Comentado por Mayte

Sábado 24 de noviembre, 7:45 de la mañana y todos congregados junto a nuestra figura geométrica preferida: el cubo, ¿vendrá Nacho? Salimos, sin Nacho!!! hacia Lanjarón donde nos esperaban Antonio Escobedo, nuestro fantástico guía, y la dulce Silvia (¡qué ricas las pastas de Lanjarón!).

Circular por Cañar

(Migue, Antonio, Silvia, Mayte, Araceli, Mati, Inma, Atonio, Nacho, David, Jose Antonio, Isabel, Nala)

Descripción

Nos dirigimos hacia Cáñar, antiguo pueblo alpujarreño de larga historia y, tras superar algunas curvas “dolorosas”, dejamos nuestro bus e iniciamos la ruta a pie.

Circular por Cañar

Una “subidita” de unos 6 km siguiendo el sendero Sulayr, apenas perceptible,  discurre paralelo a la acequia del Almiar, verdadera preciosidad que fluye sinuosa entre robles, castaños y pinos. El ambiente, los aromas otoñales, el sonido del agua… una gozada para los sentidos. Vistas impresionantes: al frente la costa, detrás la sierra. Todo en uno, “sol y nieve” y nunca mejor dicho.

Circular por Cañar
Tras un breve descanso en el área recreativa de Puente Palo (¡qué rico estaba todo!) continuamos subiendo!!! hasta la Atalaya donde las panorámicas superan a lo anterior, y es difícil. Veíamos con nitidez el valle del Poqueira y sus pueblecitos inscrustados en la montaña, como de juguete. Antonio nos explica un montón de cosillas durante el recorrido, entre otras que esos valles fueron repoblados por gallegos tras la expulsión de judíos y moriscos y de ahí la toponimia: Capileira, Pampaneira… y el deje particular de los alpujarreños.

Circular por Cañar
Las fuerzas van cediendo pero, como cosa de brujillas, aparece Inma con una bota de vino que acompañó nuestros bocatas e hizo las delicias de todos los allí presentes, hasta Nala se puso contenta y eso que ella no lo probó!!!
Hora de continuar, esta vez por fin de bajada ,dirigiéndonos al centro budista O Sel Ling, un lugar muy especial poco visitado por los “granaínos“ y sin embargo, de fama internacional.

Circular por Cañar
De repente topamos con el Dique 24, una obra de ingeniería en medio de la montaña, destinada a contener las riadas: agua y vegetación exuberantes, maravilloso. ¿Quién aparece de pronto  Nacho!!! ¿Será cosa de las brujas de Soportujar hacia donde nos encaminamos en ese momento?
Tras saludos, fotos y achuchones vamos hacia el pueblo de las brujas, ¿serán descendientes de las meigas que también vinieron con los repobladores gallegos?

Circular por Cañar
Bajamos por las calles empinadas soñando con la cervecita, invocando a los “mouchos, coruxas, sapos e bruxas” que dicen los gallegos en su conjuro de la queimada , lo que sea por una cervecita después del esfuerzo , no pudo ser…. No había tiempo.

Circular por Cañar
Nos daba igual porque íbamos con las retinas llenitas de imágenes espectaculares que suplieron de sobra todo lo demás.
De vuelta al bus no se oía ni la respiración de los que allí estábamos, excepto el merecido aplauso de agradecimiento a Antonio Escobar por llevarnos a un sitio tan bonito .

Graciasssssss Antonio, de parte de los 13  y Nala.

 

Pulse en una foto para ver la galería completa

« 1 de 7 »

 

Video Realizado por Nacho

 

Añadir a favoritos el permalink.

Un Comentario

  1. Olé olé!!! Así da gusto leer crónicas…

Deja un comentario