Puntal de las Cazoletas

15 de Octubre de  2016
Promotor: Araceli Peña
Comentado por Mati

Aunque somos un grupo de valientes, la noche del viernes llego por wasapp la fatídica pregunta: ¿hace falta ese oscuro objeto de no deseo? Carmen Moral, que en principio iba a ser la guía de esta excursión, pero por causas ajenas a su voluntad pasó el relevo a Araceli, dice que la cota de nieve está más alta del puntal de las Cazoletas.

El sábado 15 de octubre, a las 8:30 estábamos todos los apuntados en la página, y… alguno más que hacía tiempo que no veíamos, que llegaron por sorpresa, más la perra pastora alemán de Tomas (un nuevísimo andarín que lo había apuntado Migue) y la perrita blanca de Imma, que se enzarzaron en un dialogo perruno, si hubiera estado aquí nuestro amante de Canes (Rafa) nos lo hubiera traducido.

Puntal de las Cazoletas

(Araceli, Mercedes, Loli, Joaquin, Reyes, Nacho, Gema, Maribel, Celia, Luis, Encarni, Ana Ariza, Mª José, Inma Romero,Andres, Andrecito, Eva, Rocio, Juan Tomas, Luis Medina, Mati)

A las 8:40 nos distribuimos en los coches, en vista de la experiencia de la primera excursión de Temporada, la guía avispada se acopla en el coche de Nacho y mi hermana se viene conmigo (para prevenir perdidas valiosiiiicimas). A las 9:30 estaban todos los coches aparcados en el punto kilométrico 35.200 de la carretera de Sierra Nevada.

Comenzamos la excursión tomando el carril de asfalto desmoronado, con comentarios sobre el frio que hacía, se nos había olvidado que existía después de este superverano  y empezamos a ponernos capas de ropa.

Al llegar al albergue de San Francisco, más de uno había soltado prendas, hicimos una pequeña parada para reagruparnos. Observe que la puerta del refugio tenía un candado enorme y pensé ¡que bien cerrado está este refugio!

Continuamos por una vereda muy bonita teniendo de frente la blanca montaña nevada y atravesamos el barranco de San Juan. Empezamos una subida más pronunciada, con el único percance de que una de nuestras andarinas tuvo un leve mareillo, pero pronto paso el susto.

Puntal de las CazoletasTerminado nuestro ascenso llegamos a nuestro destino que era el Puntal de la Cazoletas, también conocido como el Morrón a 2.207 m, con estas fabulosas vistas de la cumbre tomamos nuestro bocadillo. La guía comenta que para no volver por el mismo camino podemos bajar un poco de montaña a través para tomar la vereda baja y hacer la ruta circular, muchos andarines afirmamos con la cabeza ya que aun estábamos dándole a las muelas.

Puntal de las Cazoletas

En la bajada tengo que destacar el apoyo de nuestro gran andarin “Andresito” que iba pendiente en todo momento de algunos “dolientes de rodilla” . De vuelta por la vereda baja, íbamos todos muy disciplinados, pues creo que nos influía el lequillo insistente de Andrés padre predicando sus consejos filiales (No te pares en el filo, no mires patras, hay que comer para tener fuerzas etc )

Nuestra guía fue todo derroche de atención, pues iba explicando los lugares y los nombres de las montañas y picos, aunque más de uno comentaba “Yo luego no me acuerdo de nada”.

Después un grupo nos paramos en el rio San Juan para esperar a un grupillo que se había distanciado, un poco antes de llegar al refugio de nuevo algunas hicimos una parada técnica,  cuando termine y miré hacia delante parecía como si una nube hubiera hecho desaparecer a todos, el silencio me embargo y en esta paz que transmite las montaña me tome relajada una manzana.

Puntal de las Cazoletas

En esto llega Luís y me pregunta por la gente “me encojo de hombros”, nos acercamos al refugio y veo que el candado esta quitado, unos supervivientes que ven mi cara de asombro, me dicen que están todos dentro escuchando las explicaciones de un señor y pienso que competente la guía ¡Ha quedado con un foráneo! Cuando pasamos parecía como si un túnel del tiempo nos hubiera atrapado, un encargado de la Sociedad Sierra Nevada” había venido a echarle un vistazo al refugio, y estaba contando la historia de esta asociación de montañeros, nos dijo que quieren rehabilitar este refugio y que tenían pensado hacer un encuentro reivindicativo de montañeros próximamente.

Le dimos las gracias y el señor nos sugirió que el banco de fuera el Refugio era un buen sitio para una fotografía y nos hizo unas fotos al grupo al completo, volvimos por el carril y observamos un trozo de ladera con los pinos caídos por una avalancha de nieve.

Llegamos a los coches y acordamos repostar nuestro cuerpo con un buen líquido amarillo. Nos redistribuimos en  los coches, un grupillo se fueron a sus casitas y los demás fuimos a un bar de Cenes. En el bar pregunta Loli que quien va a escribir la crónica y todos bajamos la cabeza cual avestruces. Loli dice que al final de temporada habrá premios y a mí se me ponen los ojos como el búho del chiste y me ofrezco completamente voluntaria.

En resumen, esta ruta la definiría con la palabra Armonía. En la montaña se experimentan muchas sensaciones y se tienen diferentes experiencias en cada excursión, unos quieren aventuras, descargar adrenalina, comprobar su resistencia, contemplar bonitos paisajes, relajarse, y todo ello es muy valido siempre que lo disfrutemos en un buen ambiente, compartiéndolo con buenos compañeros.

Esperando que esta redacción no os haya resultado muy pesada ni cursi, ji,ji me despido , queridísimos compis de montaña.

 

Pulse en una foto para ver la galería completa

 

« 1 de 4 »

Video Realizado por Nacho


 

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario